EMDR

Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares.

Es una aproximación psicoterapéutica desarrollada por la Dra. Shapiro en 1987 orientado a desbloquerar experiencias traumáticas. Cuando una persona tiene una experiencia traumática, del tipo "t pequeño "(la profesora me humilló delante de los alumnos y nunca más pude hablar en público) o "grande" (escenas de muerte, catastrofes, guerras, accidentes automovilísticos o violencia urbana), este recuerdo se queda atrapado en su propia red neurológica exactamente como ocurrió - las imágenes, gustos, olores, sonidos y las creencias - como si estuviesen congelados en el tiempo dentro del cuerpo y la mente. El cerebro tiene un sistema de procesamiento de información que nos mantiene equilibrados, pero con un trauma, el sistema se atranca y causa una serie de síntomas típicos del estrés postraumático.

Para comenzar el procedimiento, el terapeuta pide que el cliente traiga a la sesión algún recuerdo o pesadilla, una imagen real o imaginaria, una sensación corporal o pensamiento relacionado a la situación traumática. Al comenzar los movimientos EMDR, se estimula la red donde se quedó atrapado el recuerdo, de forma que se da el arranque necesario al mecanismo que restaura la capacidad procesatoria del sistema. Esto permite que se pueda contrastar información de otras redes neurológicas donde el cliente puede encontrar lo que necesita para comprender lo qué pasó. Las dos redes, donde está archivado el trauma y donde están las informaciones útiles a la comprensión, trabajan juntas en un tipo de asociación libre que se llama procesamiento acelerado de información. Cada serie de movimientos sigue desatrancando la información perturbadora y la acelera por el camino adaptativo hasta que los pensamientos, sentimientos, imágenes y emociones hayan sido disipadas y son espontáneamente reemplazadas por una actitud positiva.