Terapia Gestalt

La terapia de la autenticidad.
Presente, darse cuenta y responsabilidad.

Con el método de la Terapia Gestalt creamos un espacio de trabajo para el desarrollo humano. Esto nos da la posibilidad de enfrentarnos a la vida con nuevos modos de relación, ampliando nuestra conciencia y el conocimiento de nosotros mismos. En este proceso tratamos aspectos relacionados con nuestras dificultades, como dependencias, confusiones, desorientación, inseguridad, ansiedades, crisis afectivas y todo aquello que nos impida lograr nuestros objetivos de vivir con salud, libertad y responsabilidad, para ser lo que queremos ser, crecer y mejorar disfrutando de nuestra vida.

La Psicoterapia Gestalt profundiza en la toma de conciencia de lo que ocurre en el aquí y ahora, en el plano mental, emocional y corporal. La tarea del terapeuta gestáltico es acompañar el proceso del darse cuenta del cliente para facilitar la resolución o la integración. Percatarnos de las acciones, sentimientos, emociones y pensamientos propios nos ayuda a tomar la responsabilidad de nuestros decisiones.
El proceso terapéutico de la Terapia Gestalt favorece el restablecimiento de nuestra capacidad de contactar, realizarnos en el mundo en el que vivimos y en concienciar aspectos no reconocidos de nuestra personalidad.

Fritz Perls, su fundador decía que la Terapia Gestalt es algo demasiado bueno para limitarlo a las personas enfermas o neuróticas. En este sentido como enfoque de terapia cubre por un lado una función remediativa, al promover resolución a los síntomas o problemas presentados, pero por otro lado también es una técnica de crecimiento y desarrollo, al enfatizar el despliegue de actitudes saludables, de autorrealización y de goce de la vida.